Follow by Email

Wednesday, July 11, 2012

Ayuda en tiempos de crisis


Ayuda en tiempos de crisis


Aid in Troubled Times

Si hay errores con la traducción yo estaría  muy agradecido por sus sugerencias.

En un momento de  austeridad nacional y alarma mundial, fuentes internacionales de orgullo y cariño para Gran Bretaña son particularmente valiosas. Próximo mes vamos a celebrar los Juegos Olímpicos, gracias a la elección del mundo de Gran Bretaña como el punto de reunión preferido. Gran Bretaña y su Programa de Ayuda es también una base legítima para orgullo y afecto: mientras que otras naciones ricas están demostrando ser buen tiempo amigos de los países más pobres, el Reino Unido está a la altura del desafío de la lucha contra la pobreza mundial.

Pero generosidad en una época de austeridad demandas las difíciles decisiones que lograr una mayor eficacia. Me han impresionado que el Departamento de Desarrollo Internacional es ahora plenamente consciente del valor del dinero. Esto se ve reflejado en las grandes decisiones de concentrar nuestra ayuda a los países que más lo necesitan, cerrar programas en países de medianos ingresos que están ahora en condiciones de ayudarse a sí mismos. Ayudar a transformar los países más pobres es a menudo difícil, pero es lo más seguro es ahora el principal desafío de la ayuda.

Un ejemplo sobresaliente de Gran Bretaña y su ayuda éxito en esos ambientes ha sido nuestro programa en Ruanda. Datos de encuestas por hogares, objetivo, independientemente analizaron ha demostrado ahora que en los últimos cinco años un millón de ruandeses - uno de cada cinco personas pobres- han salido de la pobreza. Esta tasa de reducción de la pobreza es el más rápido jamás lograda en África y es igual a los mejor alcanzados a nivel mundial. Gran Bretaña y su importante programa de ayuda para el país ha sido fundamental para el éxito y ha sido muy apreciado. Con todo éxito de Ruanda estaba lejos de ser inevitable: hace menos de dos décadas fue el peor conflicto social catástrofe, y carecer de litoral y superpoblada había pocas oportunidades. Podría fácilmente haberse convertido en una herida abierta de preocupación internacional. En su lugar, es contribuir a la prosperidad regional: las empresas británicas están buscando como refugio para la inversión en África Oriental.

La preocupación de valor para el dinero también se refleja en el mayor énfasis en las pruebas de eficacia: calibración éxito por lo que se ha logrado en lugar de por cuánto se ha gastado. A veces, esto es sencillo, al igual que ocurre con un seguimiento del número de niños que han sido vacunados gracias a nuestro dinero. A veces es la evidencia es más difícil pero la recompensa puede ser enorme.


Ayuda Británica es ahora un equilibrio razonable entre el seguro de los beneficios como las vacunas y los mosquiteros y el concepto de capital de riesgo como los gastos de asesoramiento independiente. Podemos estar seguros de que millones de personas más pobres del mundo vivan mejor y ya no vive gracias a nuestros impuestos gastados en el seguro de los despidos. Nos puede efectuarse de manera realista con esperanza, que el departamento de trabajo en países como Birmania y Malawi reducirá los riesgos a nivel mundial, para ayudar a convertirlos en pesadillas, como Ruanda, para prosperar y valiosos colaboradores en tiempos de crisis a nivel mundial.


Paul Collier, 11 July 2012.



At a time of national austerity and global alarm, sources of pride and international affection for Britain are particularly valuable. Next month we will host the Olympics, thanks to the world’s choice of Britain as the preferred venue. Britain’s Aid Programme is also a legitimate basis for pride and affection: whereas other rich nations are proving to be fair-weather friends of the poorest countries, Britain is rising to the challenge of fighting global poverty.





But generosity at a time of austerity demands the tough decisions that achieve effectiveness. I have been impressed that the Department for International Development is now acutely conscious of value for money. This is reflected in the big decisions to concentrate our aid on those countries that are most in need, closing down programmes in middle-income countries that are now in a position to help themselves. Helping to transform the poorest countries is often difficult, but it is most surely now the key challenge for aid.



An outstanding example of Britain’s aid success in such environments has been our programme in Rwanda. Objective, independently analyzed household survey data has now demonstrated that over the last five years a million Rwandans – one in five of those who were poor - have been lifted out of poverty. This rate of poverty reduction is the fastest ever achieved in Africa and equals the best achieved globally. Britain’s major aid programme to the country has been central to that success and has been greatly appreciated. Yet Rwanda’s success was far from inevitable: less than two decades ago it was the world’s worst social conflict catastrophe, and being landlocked and over-populated had few opportunities. It could easily have become a festering sore for international concern. Instead, it is now contributing to regional prosperity: British companies are looking to it as a haven for investment in Eastern Africa.

  

The concern for value for money is also reflected in the much greater emphasis upon evidence of effectiveness: calibrating success by what has been achieved rather than by how much has been spent. Sometimes this is straightforward, as with tracking the number of children who have been vaccinated thanks to our money. Sometimes hard evidence is more elusive but the payoff can be huge.

British aid is now a sensible balance between the sure payoffs like vaccines and bed nets, and the ‘venture capital’ expenditures like independent policy advice. We can be certain that millions of the world’s poorest people will live better and longer lives thanks to our taxes spent on the sure pay-offs. We can be realistically hopeful, that DFID’s work in countries such as Burma and Malawi will reduce global risks, helping to turn them from nightmares such as Rwanda used to be, to prospering and valued partners in globally troubled times.